miércoles, 16 de agosto de 2017

Las 10 mejores canciones de... ELVIS PRESLEY

El Rey.

Han existido, existen y existirán cientos de cantantes geniales, de intérpretes fabulosos... pero nadie jamás hará sombra a este absoluto mito de la humanidad.
Es imposible encontrar tal grado de terciopelo, de pasión, de belleza vocal... Capaz de cantar absolutamente todo de manera perfecta.

Y más allá de su talento, está su figura, su leyenda... Resulta ciertamente complicado, casi imposible escribir sobre Elvis sin llenarme la boca, por lo que lo dejo para otra ocasión...

Igualmente, podría decir cuando fue la primera vez que lo escuché... Es inútil. Lleva toda la vida conmigo, y así será. Más allá de lo meramente musical... El Rey.

De un tío que grabó, literalmente, miles de canciones resaltar sólo diez es tarea estúpida. Pero hoy es un día señalado. Muy señalado. Mi pequeño homenaje a un día tan mítico como él...
Ahí van diez obras maestras:

Las legendarias "Can't help falling in love", "Suspicious minds" y, posiblemente su mejor canción y debilidad mía desde que era un niñín de dos palmos, "In the Guetto", las pongo en versiones alternativas; me parecen deliciosas y más íntimas que en sus versiones finales.



Sin embargo hoy, interviniendo la justicia poética en el más amplio sentido de la expresión,"I'll remember you"...



"I'll remember you 
Long after this 
endless summer has gone
 I'll be lonely oh so lonely Living only 
to remember you... 

 I'll remember too 
Your voice as soft 
as the warm summer breeze 
 Your sweet laughter, mornings after Ever after, 
I'll remember you 

To your arms someday 
I'll return to stay Till then 

I will remember too 
Every bright start 
we made wishes upon 
Love me always, promise always Oooh, you'll remember too 

 I'll remember you....."

El Rey. Y no hay más que hablar.

lunes, 3 de julio de 2017

Las 10 mejores canciones de... MUSE


Amor y Odio.

Abril del 2001. En "Los conciertos de Radio 3", que en aquella época era un programa sencillamente magnífico, los invitados de ese día fueron un trío de chavales ingleses llamado "Muse". Ya había oído un poco hablar de ellos y su canción "Plug in baby" estaba bien, pero poco más.

Al día siguiente ya eran de mis bandas predilectas. Esa media hora que se gastaron en los platós de RTVE es algo mítico. Y en particular, la tremenda interpretación que hicieron del "New Born" sigue siendo, para mí, la mejor que hayan hecho jamás, con un Bellamy desatado e ins(piradísimo. Desde entonces es una de mis canciones favoritas de este siglo.

Me dije, con la boca abierta: "Estos tíos van a triunfar, fijo".
Era de esperar que más o menos pegaran la ostia en breve, pero la dieron a lo grande, convirtiéndose en apenas un lustro en una banda de estadio a la altura de los grandes.

Tras dos álbumes fantásticos, "Showbiz" del 99 y sobretodo "Origin of simmetry" (lanzado pocas semanas después de su presentación en Radio 3), el tercero, "Absolution" de 2003, fue el que asentó a la banda en la vanguardia musical, a pesar de que el nivel melódico es más endeble que el de sus predecesores y musicalmente farragoso, aunque aumentó la experimentación sonora con instrumentaciones cada vez más sofisticadas (curiosamente, también quisieron limar la parte estética; no hay que olvidar que parecían tres pardillos absolutos, especialmente el bajista, con ese peinado a lo Iván Campo absolutamente penoso).
Poco rasqué de ese Lp, por lo que directamente pasé a otras cosas...

2006. Época de revoluciones sonoras y búsquedas del pop perfecto. En España teníamos un canal muy chulo, "Fly Music", que extrañamente no se centraba en las típicas mierdas latinas y éxitos del momento de usar y tirar, sino que estaba especializado en pop-rock internacional... pero lo mejor para conocer y escuchar música era el viejo "Emule", donde podías (y puedes, porque la encantadora "mula" sigue haciendo su papel a la perfección) descargar absolutamente todo todito lo que se te antojara.

Y Muse sacaron disco. Su mejor disco.

"Black holes and revelations" fue un pepinazo total. Atinaron del todo con los singles y arrasaron.
Tanto que al año siguiente, en plena cima de su éxito, reventaron el nuevo Wembley con unos conciertos apoteósicos que plasmaron en el Lp en directo "HAARP", con un setlist muy bueno (aunque mejorable) y una puesta en escena majestuosa (con esa entrada al escenario grandiosa a los sones de Prokòfiev y esa cabalgada general con el primer tema "Knights of Cydonia"). Una auténtica maravilla audiovisual.

A partir de ese momento, el pequeño Matt Bellamy, cabeza pensante de la banda y líder absoluto, perdió la cabeza y se propuso hacer el disco de rock orquestal definitivo.
Personalmente recuerdo esperar con ansia aquel cacareado Lp, y sí, su parte literalmente orquestada cubrió mis expectativas, aunque fueron, son, 12 minutos escasos, y donde, ¡milagro!, Bellamy cubre bien la melodía con sus breves y sempiternos gritos y falsetes.
El cancionero propiamente dicho se quedó en buenas ideas muy mal ejecutadas por culpa del histrionismo del líder, convertido en un cantante de feria, totalmente enloquecido, al punto de destrozar unos temas con inmensas posibilidades, como por poner tristes ejemplos: "United states of Eurasia" o "I belong to you", donde la voz, entre paródica y sobreexplotada, del todo mareante, arruina cualquier atisbo de genialidad (por otro lado, los últimos que ha tenido).

Ahora, el éxito era igualmente tremendo, y si encima lo juntas a una colaboración para la adolescente e infecta basura pseudovampírica llamada "Crepúsculo" y una canción exclusiva para los juegos olímpicos de Londres 2012, más la utilización del "Exogenesis" en un formidable spot de Christian Dior dirigido por Guy Ritchie e interpretado por Jude Law, pues tienes un espectro de fans más amplio de lo que cabría incluso en el ego desmesurado del amigo Bellamy.

Ya no hacían gracia.

"The 2nd law", en el ocaso del 2012 significó mi adiós, o siendo generoso, mi hasta luego a Muse.
Un horror repleto de todo y de nada, insufrible y aburrido. Se notó una pérdida del oremus ya sin remedio. La criatura se comió al inventor loco...

Con "Drones", de hace un par de años se intentó volver a la vieja senda del pop-rock "Made in Muse", pero ya es demasiado tarde, al menos para mí.

Ahora bien, Muse han sido, sin ninguna duda la banda más grande, en el más estricto sentido del término, de la primera década del siglo XXI, fresca, adictiva y original, y han dejado en mi vida un puñadito de canciones fantásticas, alguna directamente legendaria. Siempre tendrá un rinconcito el pequeño genio de Bellamy en mi deteriorado pabellón auditivo. Una lástima que en esta década no haya podido/sabido continuar su legado.

"NEW BORN" - ("Origin Of Simmetry" 2001)

"UNINTENDED" - ("Showbiz" 1999)

"STARLIGHT" - ("Black Holes And Revelations" 2006)

"FILLIP" - ("Showbiz" 1999)

"BLISS" - ("Origin Of Simmetry" 2001)

"INVINCIBLE" - ("Black Holes And Revelations" 2006)

"MEGALOMANIA" - ("Origin Of Simmetry" 2001)

"TAKE A BOW" - ("Black Holes And Revelations" 2006)

"EXOGENESIS: SYMPHONY - PARTS 1-3" - ("The Resistance" 2009)



Como mejor canción de siempre de Muse, esta vez he decidido elegir la cabalgada. Tengo mucho cariño, mucho mucho cariño a esta canción. Posiblemente mi favorita de siempre sea el "New Born", pero siempre ha estado muy pegada a esta barrabasada homenaje de Bellamy a su padre, guitarrista de los míticos "Tornados" y su éxito "Telstar". Todo muy surf music y muy spaguetti... Y donde hay spaguetti-surf, ahí estoy yo, dándome palmadas en las caderas...

1 - "KNIGHTS OF CYDONIA" - ("Black Holes And Revelations" 2006)



jueves, 29 de junio de 2017

Las 10 "mejores" piezas de... BERNARD HERRMANN (I)


Me pongo de pie y hago mil reverencias. Esto son palabras mayores. Lo máximo.
(No he tenido por menos que indicar con ese "(I)" lo especial que es este hombre para mí)

Durante toda mi vida he mitificado para mi causa a muchos artistas, sobretodo músicos y cineastas... Bernard Herrmann está en lo más alto de la cumbre más alta de mis mitos personales, así de sencillo. Por encima de él no hay absolutamente nadie. Ni lo habrá ya. Sólo una persona puede mirarle de frente en esa cima; precisamente el causante de ello, el gran Ray Harryhausen. Y ya está. No hay más. Los demás están por debajo, algunos elegidos muy muy cerquita, pero aún así, por debajo.
Era y es leer su nombre en los créditos iniciales de una peli y directamente estendalizarme por completo.

Todo empezó, cómo iba a ser si no, siendo yo un tierno infante amante de los monstruos gigantes y las fantasías más febriles (además de otras cosas menos retorcidas), especialmente subyugado por la historia de un gorila que moría por amor...
Una tarde, en la primera cadena (de las dos -magníficas- que existían por entonces) vi una película titulada "Jasón y los argonautas". Quedé fascinado de por vida.
Ya por aquel entonces mi padre me había regalado una cinta de cassette legendaria. Contenía nada menos que una selección original de la música que un tal Ennio Morricone había escrito para las dos primeras entregas de la "trilogía del dólar". Aún la conservo.
Gracias a esa cinta y a un vinilo de la MGM de mi hermano con la música de "Ben-Hur"comenzó mi eterno idilio con las bandas sonoras de películas... Una relación apasionada, imperecedera...

Cuando pude tener en mi poder "Jasón" en VHS, reparé en algo tan monstruoso como las propias criaturas del maestro Harryhausen, su música. Fue un flechazo.Y ni corto ni perezoso trasteé del vídeo a la cadena de música y pude grabar, con algún que otro diálogo ¡!, las partes musicales en una cinta con todo el mimo del mundo.

A partir de ahí, la investigación de Herrmann y sus bandas sonoras fue ya enfermizo. Película que echaban en la tele musicada por él, película que grababa. ¡Y vaya películas! ¡Y vaya música! Aún así resultaba muy laborioso, pues podían pasar meses hasta que programaban alguna de estas pelis (mi adorada hermana mayor me echó una buena mano en esas épocas desde su casa y su vídeo). Eran otros tiempos en todos los aspectos. No tenía más herramienta que mi curiosidad ilimitada, la televisión y las bibliotecas. Todo muy romántico... irrepetible.

Al ir pasando los años, la documentación encontrada, los libros, las revistas especializadas, y sobretodo la llegada de internet sacaron a la luz algo de lo que me siento muy orgulloso: Bernard Herrmann está considerado, sin discusión alguna, como un genio del siglo XX, el más grande compositor de bandas sonoras de la historia y una personalidad en todos los sentidos inigualable. Resulta, como digo, todo un orgullo personal, aunque es cierto que para mí ya lo era sin la opinión de tantos y tantos expertos... Apenas escribo esto ya tengo en mis manos la primera biografía de Bernie en castellano; hablaré de ella y de otras (Goldsmith, Ròzsa) en breve.

Sus diez mejores piezas... Nada, es absolutamente imposible para mí acotar a diez. Son tantísimos tracks geniales que necesitaré, ya no otra entrada, sino varias.
Así que hoy dejo sus diez primeras genialidades de otras tantas pelis maravillosas. Algunas, "El fantasma y la señora Muir" por poner un bellísimo ejemplo, descubiertas gracias a él (y a aquellos míticos ciclos dedicados a actores y directores de los que gustaba programar TVE).

Mi colección de vinilos de Herrmann es bastante importante (incluso tengo en mi poder unos vinilos muy raros que adquirí en una subasta que hace años convocó un músico polaco ¡! de su colección personal...) pero no definitiva, por supuesto, pues siempre (y siempre será así) quedan joyitas por hallar y bandas sonoras por editar.

"OVERTURE" - (Citizen Kane")

"ROMANCE / LOVE / FAREWELL" - ("The Ghost And Mrs Muir")

"SPACE CONTROL" - ("The Day The Earth Stood Still")

"PRELUDE" - ("Vertigo")

"THE CYCLOPS" - (The 7th Voyage Of Sinbad")

"LOST CITY / ATLANTIS" - (Voyage To The Center Of The Earth")

"PRELUDE" - ("Mysterious Island")

"THE ROAD & FINALE" - ("Fahrenheit 451")

"MAIN TITLES" - ("Sisters")



Como tema "favorito" (entrecomillo, porque insisto, es imposible de discenir) en esta ocasión señalo la música de una escena que me aterró de pequeño y me sigue halando la sangre cada vez que la contemplo: la "resurrección" de Talos en "Jasón y los argonautas". Es realmente impresionante. Uno de mis momentos míticos audiovisuales por antonomasia.
Herrmann, en las formidables revisiones que hizo él mismo de sus partituras en los años 70 al frente de la National Philarmonic Orchestra, acortó el tema, centrándose sobretodo en la parte más oscura del tema y obviando la explosión a ritmo de marcha cuando el gigante de bronce ataca a la tripulación del Argos en la playa. Esa es la versión que existe en vinilo (joyas muy buscadas del sello Decca).
En Octubre de 1998, Bruce Broughton, un compositor de bandas sonoras magnífico, realizó (como encargo personal del millonario propietario del sello Intrada) un trabajo maravilloso al frente de la Sinfonia of London y por fin vio la luz una de mis cuatro o cinco bandas sonoras favoritas de siempre al completo... aún y desde entonces solamente disponible en cd.

1 - "TALOS / TALOS' DEATH" - (Jason And The Argonauts)

El ansia (y el volumen) incluso me ha distorsionado el audio ;) ¡Da igual!







Bernard Herrmann... El más grande.
Hoy cumplirías 106 años...
Gracias de corazón.



miércoles, 21 de junio de 2017

Las 10 mejores canciones de... SCOTT WALKER


Personaje taciturno, introspectivo y asocial donde los haya, el legendario Scott Walker es, sin duda, una de las grandes, grandísimas voces del último siglo. Sus interpretaciones, apasionantes y apasionadas están impregnadas de esa atmósfera oscura, de esa melancolía por los cuatro costados que prácticamente podríamos decir que es el mayor talento crooner del pop orquestal (incluso barroco).

Comenzó en plan teenager como Scott Engel (su verdadero nombre), mas su salto al estrellato vino de la mano de los "Walker brothers", un trío de los que tanto proliferaron en la década prodigiosa, ídolos de masas... Tras firmar un puñadito de sesentadas deliciosas (comienzo la lista incluyendo un tema de esta etapa escrito por él porque es... maravilloso, sin más) enseguida el díscolo Scott se desmarcó de esa etiqueta y comenzó una excitante carrera en solitario sacando a la luz una decena de álbumes magníficos en apenas 7 años, sobresaliendo en misticismo esos cuatro Lps numerados en el título, cuando pasó olímpicamente de los gustos del público y donde destaca la adoración que Walker sintió por ese belga inmortal llamado Jacques Brel, adaptando algunas de las piezas más alucinantes de la historia de la música popular.

Tras el estrepitoso fracaso del Lp "Scott 4", compuesto íntegramente por (magníficas) canciones propias, hizo suyas muchas de las melodías de grandes como Mancini, Bacharach o Legrand entre otros, buscando el éxito, mas fue en vano (más allá de algún momento puntual), por lo que, a pesar de que seguía editando canciones simplemente maravillosas, decidió enterrar su carrera en solitario y resucitar al trío que le dio más fama años ha... Pero fue un intento inútil, lo que acrecentó aún más si cabe su animadversión pública, convirtiéndose cuasi en un eremita y por supuesto en un músico de culto absoluto para muy dispares personalidades de este negocio, encabezados por sus devotos Bowie, Hannon y Almond, y pasando por Plant, Cocker o Sylvian entre otros muchos.

Tras un extraño y prescindible Lp mediados los 80, el amigo Scott reapareció a lo grande 20 años después de su época gloriosa y comenzó a sacar a la luz una serie de álbumes a cual más experimental, estrambótico... y calamitoso musicalmente hablando, todo hay que decirlo. Decidió despojarse de esa armonía tan elegante que lo caracterizó en sus Lps primigenios y se sumergió de cabeza (aún lo está y dudo que salga de ahí) en un art-pop indescifrable y paradigmático, rozando la filosofía más descacharrante. Muy loable, y más aún respetable por ser quien es, pero insisto, inaguantable para un amante de la melodía como yo.
Aunque, ya se sabe, la crítica los ha elevado a los altares de la vanguardia (sic). No hay Dios humano que se los trague; incluso su voz resulta desagradable, grotesca, fea... algo inaudito (solamente salvo de la quema más que merecidamente un tema cavernario, rayando en la ultratumba, electrizante y arrebatador de esta etapa del genio).
Ahora, gracias a ese beneplácito de los medios su antigua música comenzó, por fin, a ser considerada, y además de seguir sacando basuras de manera más o menos periódica, ha hecho alguna banda sonora, colaboraciones con músicos de dudoso talento (Sun O))) es buen ejemplo de bazofia) y hasta se han hecho discos tributo y documentales en su honor.

Da lo mismo, nada puede empañar su legado, el del Walker mítico, y, sí, es un clásico básico de estas listas, pero hay qué joderse lo que cuesta elegir el top...

"ARCHANGEL" - (The Walker Brothers - Single 1967)

"JOANNA" - (Single 1967)

"THE OLD MAN`S BACK AGAIN" - ("Scott 4" 1969)

"IF YOU GO AWAY" - ("Scott 3" 1969)

"THE ROPE AND THE COLT" - (BSO "Une Corde, Un Colt" 1969)

"THE SEVEN SEALTH" - ("Scott 4" 1969)

"THE BRIDGE" - ("Scott 2" 1968)

"THE SUMMER KNOWS" - ("The Moviegoer" 1972)

"FARMER IN THE CITY" - ("Tilt" 1995)



Como favoritísima suya siempre he tenido este "My death", obra original de Brel. Es una de mis canciones fetiche, mejorando el soso hit del belga hasta límites incalculables, y emergiendo en la interpretación de Walker como un tema realmente espeluznante y bellísimo.
En la misma línea estuvo la versión del gran Marc Almond, sin olvidar, ni mucho menos, el cover que se marcó The Sword Volcano Complex en el tributo que hicieron del cantante una buena caterva de artistas neo-folk hará unos años (¡!).

1 - "MY DEATH" - ("Scott" 1967)



lunes, 12 de junio de 2017

Las 10 mejores piezas de... RACHEL PORTMAN


Rachel Portman... Un caso verdaderamente extraordinario en el mágico universo de las bandas sonoras para películas, donde absolutamente todos los grandes son hombres. Ella es la excepción, y además excepcional.

Ya la conocía durante los 90, y aún con alguna pieza ya realmente bonita, no fue que la agregué a los míos hasta que vi por primera vez esa encantadora obra maestra que es "Las normas de la casa de la sidra", allá por aquella época finisecular tan bonita en mi vida...
Era la segunda parte de la inolvidable "trilogía encantadora" de Lasse Hallström; en la tercera, la igualmente memorable "Chocolat" también dejaría su huella. A partir de ahí comenzó mi amor por su música, y es una artista que jamás decepciona.

Su estilo es delicado, rebosante de vida, muy natural, bellísimo, Se le puede achacar que no sale de esos parámetros, pero qué importa, lo domina plenamente. Para otras tesituras sonoras siempre podremos acudir a otros compositores. Ella es así y así es su música; cuerdas, flautas y pianos dotan a sus melodías de una hermosura raramente equiparable a sus coetáneos. Música realmente emocionante.

Aparte de sus scores para el cine, que es su ocupación preferente (también compuso música para series de televisión), destaca entre su obra el musical "El principito", sobre la legendaria novela corta de Saint-Exupéry, ciertamente delicioso.

"PAINTING THE WALL" - ("Addicted To Love")

"PROPOSAL" - ("Emma")

"OLD HARDY JOINS BAGGER AT SEA" - (The Legend Of Bagger Vance")

"PASSAGE OF TIME" - ("Chocolat")

"GEE AND GREY TOGETHER IN BATH" - ("The Duchess")

"DO YOU LOVE HIM?" - ("Only You")

"WE HAD TODAY" - ("One Day")

"THE LITTLE PRINCE SONG" - (Opera "The Little Prince")

"SIRENS" - ("Sirens")



En dura pugna con ese alucinante tema de "Sirens" (como tema y escena "aislados" me parece una verdadera maravilla... e increíble que nadie jamás lo haya subido a Youtube -ni siquiera el audio-), naturalmente he elegido como mi pieza favorita de Rachel Portman un track del score de "Las normas". Es un momento cinematográfico muy hermoso que siempre me puso la piel de gallina y la lágrima en el ojo (igualmente surrealista que un tema tan magnífico tampoco esté disponible... hasta hoy).
Una lástima que aún no se haya editado esta banda sonora en vinilo... Lo han hecho con "Chocolat", así que no pierdo la esperanza.

1 - "HOMER RETURNS TO THE ORPHANAGE" - ("The Cider House rules")



lunes, 5 de junio de 2017

Las 10 mejores canciones de... SUEDE


Mi relación con esta banda comienza con el flechazo que se produjo entre un imberbe adolescente tirando a raro y una canción que sonaba en la radio titulada "So young". Casi un cuarto de siglo después aún continúa el eterno romance entre ellos.....

La historia de Suede es muy manida. Dos tipos: cantante carismático y compositor especial (en la foto el primero es el que quiere que se le vea el flequillo aun a riesgo de sufrir una rotura de cuello, y el segundo el de la camisa roja con cara de niño). Dejan dos obras maestras absolutas de pop-rock atormentado, crecen sus egos, se pelean, uno se pira, y prácticamente se acabó lo que se daba.
Pero vaya dos Lps preciosos, tanto que valen por toda una carrera musical.

Influyeron igualmente con su estética, entre romántica, dura, outsider y casi gótica. Lo tuvieron todo sin ninguna duda. Para mí, junto con Pulp, la banda inglesa que más me gustó de esa década, aunque su esplendor artístico durara sólo tres años... Arrasaron entre los postadolescentes "problemáticos" y los "peterpanes", básicamente lo que eran ellos.

Su disco de debut, llamado popularmente "Nude", aunque carece propiamente de título (oficialmente "Suede"), es tremendo de cabo a rabo. Cuesta elegir entre tanta canción magnífica. Recuerdo a un militar de reemplazo llevándose a casa prestada la edición primigenia en vinilo, algo cascada de ponerse tanto en un pub... Buenos tiempos aquellos.....
El segundo, "Dog man star" sigue en la misma línea aunque es un poco más largo y posee más arreglos y pomposidad. Igualmente inolvidable, concluyen ambos con dos canciones "gemelas" impresionantes.

Tras estas dos joyas de los 90 siguieron siendo un grupo muy exitoso, muchísimo, aunque su tercer Lp, primero tras la marcha de Butler, y aún teniendo algún momento estupendo, supuso un bajón bestial. Los siguientes trabajos, ya metidos en el nuevo siglo ya no había por dónde cogerlos en comparación. Y pasó lo lógico, la separación.

Pero claro, ¿qué hacer pasados los 40 cuando artísticamente estás perdido? Muy sencillo, resucitar el invento y seguir explotándolo, tanto que a día de hoy continúan dándole, pero muy lejos, a años luz de lo que fueron, naturalmente. Y es que no se puede estirar un concepto juvenil hasta los 50 años sin hacer el ridículo. Sorprendentemente aún el amigo Brett consigue editar alguna canción chula,.. Bueno, una, sólo una está a la altura de todo lo que haya compuesto en los últimos 20 años, pero es un tema fantástico.

Como curiosidad, siempre he considerado a los Suede como el grupo, de los que me encantan, que peor ha sonado en directo. Jamás me ha gustado un pelo su sonido en un escenario, jamás. Es más, me repele. Significativamente la crítica siempre tildó el directo de la banda como algo magnífico... En fin, tal vez al principio de su carrera... pero después es pura grima.

"MOVING" - ("Suede" 1993)

"WE ARE THE PIGS" - ("Dog Man Star" 1994)

"PANTOMIME HORSE" - ("Suede" 1993)

"THE WILD ONES" - ("Dog Man Star" 1994)

"NEW GENERATION" - ("Dog Man Star" 1994)

"THE NEXT LIFE" - ("Suede" 1993)

"BEAUTIFUL ONES" - ("Coming Up" 1996)

"WHAT ARE YOU NOT TELLING ME?" - ("Bloodsports" 2013)

"STILL LIFE" - ("Dog Man Star" 1994)



Sí, naturalmente mi elegida es el legendario "So young"...
Otra del selecto grupo de leyendas intocables. Calificar esta canción como maravillosa es quedarse corto. No puedo decir nada más porque se me llena la buchacada.

1 - "SO YOUNG" - ("Suede" 1993)



lunes, 29 de mayo de 2017

Las 10 mejores canciones de... DEEP PURPLE


Hablar de Deep Purple para mí es como hablar de alguien de la familia.
Y es que empecé a escucharlos siendo un renacuajo: herencia fraternal. Eso sí, recuerdo tildarlos de "ruido". Me molestaba escuchar ese tipo de música cuando era un pipiolo. Duró poco.
En cuanto nació mi curiosidad musical, evidentemente le di a todo lo que tenía cerca. Y con estos cinco ingleses simplemente aluciné.

Tras ellos han pasado por mis oídos (y pasan, pero desgraciadamente "de aquella manera") cientos de bandas metaleras. Da igual. Considero al "Mark-II" de los Purple como la mejor conjunción de talento junto que ha parido este inmortal estilo. El mejor cantante (desde hace tiempo absolutamente acabado), el más carismático guitarrista (genio Blackmore), una sección rítmica acojonante, con Glover al bajo y el gran Ian Paice al redoble, y qué decir del bigotones, del mítico y desaparecido Jon Lord. Un teclista pionero.

Los tres primeros Lps de estudio y el single de la noche negra que editaron con esta formación en los 70 son oro puro, inigualable, especialmente el, en mi opinión, mejor album "metalero" de la historia, el "Machine Head" de 1972. Entre ellos se hayan mis canciones preferidas suyas. El último es ya un poco desastre, parece ser que ya ni se hablaban entre ellos.
Ahora, antes, el "Mark I" había dejado tres discos impresionantes, buenísimos, muy especialmente el tercero, llamado como el grupo (la alucinante y grandiosa "April" pertenece a él), y por supuesto que después igualmente seguirían componiendo joyas, como la bellísima "Soldado del destino" con un joven y fantástico Coverdale a la voz, pero en general ya no sería lo mismo... hasta 1984.
Ese año se volvió a reunir la formación mítica y vio la luz su última obra maestra, el "Perfect Strangers". Este es uno de los primeros Compact Disc que compré en mi vida. Una pasada de disco de arriba a abajo, al punto de descartar y convertir en cara b un instrumental tremendo como "Son of Alerik". Posiblemente su segunda mejor obra, aunque se nota que Gillan aún siendo todavía un vocalista brutal, su voz ya no tenía la frescura de años atrás.

Pero el caso era que Ritchie y Gillan poco tardaron en volverse a pelear, y, como sucediera en el año 73, tras un Lp muy menor y una extensa gira, llegó la ruptura. En esta ocasión fue Blackmore el que se piró definitivamente para no volver jamás (algún día hablaré de este genio enloquecido en particular). Era el fin. A partir de ahí han seguido trabajando en estudio y, sobretodo, dando conciertos por todo el mundo, pero cada vez más calamitosos en lo que respecta a su frontman. Y es que resulta sangrante ver en lo que se ha convertido el que para mí ha sido la gran Voz del Hard Rock. Era impresionante... y ahora también, aunque para mal.

Ha costado elegir (posiblemente no será la única lista ni entrada dedicada a los Purple), pero allá van diez obras maestras:

"HIGHWAY STAR" - ("Machine Head" 1972)

"BLACK NIGHT" - (Single 1970)

"SOLDIER OF FORTUNE" - ("Stormbringer" 1974)

"PICTURES OF HOME" - ("Machine Head" 1972)

"STRANGE KIND OF WOMAN" - ("Fireball - US" 1971)

"SMOKE ON THE WATER" - ("Machine Head" 1972)

"PERFECT STRANGERS" - ("Perfect Strangers" 1984)

"HARD LOVIN' MAN" - ("Deep Purple In Rock" 1970)

"APRIL" - ("Deep Purple III" 1969)



Podría perfecta, pero perfectamente colocar como su mejor canción el Lp "Made in Japan" completo, enterito. Sin duda es el álbum de rock en directo por antonomasia, jamás igualado. Pero como toca elegir, lo haré con esta "Criatura en el tiempo". La interpretación que hicieron aquel 16 de Agosto de 1972 en el Koseinenkin Kaikan de Osaka pone los pelos como escarpias.

1 - "CHILD IN TIME" - ("Made in Japan" 1972)



miércoles, 24 de mayo de 2017

"LA GRAN FAMILIA ESPAÑOLA" - 2013 - ESP

El pequeño de cinco hermanos se casa en la finca familiar la tarde en que España juega la final del Mundial de Sudáfrica. Todos estarán presentes. Y todos se enfrentarán a momentos irrepetibles en sus vidas.


Verdadero crisol de personajes descerebrados, repipis, niñatos, absurdos y ridículos, estamos sin duda alguna ante una de las películas más estúpidas, que ya es decir, de los últimos años.

Con ciertos aires de pomposa modernidad y una estructura que no hay por dónde agarrarla, el afamado y muy sobrevalorado director Sánchez Arévalo (listo como un zorro) lanza un producto destinado única y exclusivamente al paladar menos exigente, sea adolescente, sea talludito, aprovechando sin vergüenza alguna, el ya más que típico y sobado cliché de una boda para construir un bodrio lleno hasta la naúsea de ese buenrrollismo, que de tan bueno sobrepasa todas las líneas y queda convertido en algo estomagante.

Dentro del desastre general aún hay alguna escena y diálogos que ya rozan lo paranormal.

Ahora bien, como no podía ser de otra forma, el éxito fue más que sonado...

Horripilante.